ER

You say its urgent, make it fast, make it urgent, do it quick, do it urgent, gotta rush, make it urgent, want it quick … urgent, urgent, emergency; urgent, urgent, emergency (Foreigner)

Hola darling!! ¿Alguna vez has sido sometida a una operación? Yo me mantuve “virgen” de intervenciones quirúrgicas e inyecciones intramusculares hasta que nació mi primera hija! Tuve la suerte de no tener la necesidad de visitar el quirófano y, bueno, respecto de las inyecciones intramusculares, mi miedo siempre prevaleció ante cualquier argumento vinculado a la efectividad de las mismas.

Hoy en día tengo en mi haber dos cesáreas y una apendicectomía, y estoy mentalmente lista para una cuarta que espero sea una cirugía plástica sencilla. No te asustes, no pretendo convertirme en un clon con mirada de asombro, y boca y pómulos inflados, de ninguna manera!! Creo que uno debe de envejecer con dignidad, pero no antes de tiempo, if you know what I mean.

Regresando a mi primera operación, iba yo por mi octavo mes de embarazo. Por alguna razón el doctor me había ordenado reposo. Una pareja de amigos vino a visitarme y decidimos ver una película. Si hubiésemos sospechado que esa misma noche se me rompería la fuente y que al día siguiente me harían una cesárea, creo que no hubiésemos escogido un thriller - “Coma”- sobre una joven médico residente que comienza a investigar una serie de inexplicables casos de coma profundo producidos en pacientes durante intervenciones quirúrgicas menores. ¿Qué descubre? Que el estado de coma era inducido para robar los órganos de estos pacientes!

¡Lo cierto es que vimos la película y a media noche empecé a gotear! Hasta ahí yo pensaba que lo que venía a continuación era un parto natural - o sea, sin operación pero con harta anestesia-, el problema es que a pesar de las horas que esperamos nunca pasé de 1.5 de dilatación, y con ese nivel de dilatación imposible que la criatura saliera por el túnel del tiempo. En estado de angustia total y preocupadísima por la integridad de mis órganos, fui conducida a la sala de operaciones … cómo estaría de nerviosa que toda yo temblaba … temblaba tan fuerte que mi cuerpo saltaba sobre la camilla como si estuviera convulsionando a mil! Ya en la sala de operaciones, algunos se compadecieron y se acercaron a calmarme, hasta hoy les agradezco la buena intención pero la verdad es que no consiguieron su objetivo. Empezó la operación, y mientras sentía un instrumento helado que recorría la parte inferior de mi vientre, seguido por un líquido que brotaba probablemente desde mis adentros, podía escuchar a los doctores y enfermeras conversando alegremente sobre su w-e … ¡helouuuu bitches! ¡enfóquense en lo que están haciéndome y dejen su cháchara para después! … mi estado de nervios empeoró cuando empecé a sentir que la liga que sostenía la mascarilla que me habían puesto estaba abandonando mi oreja, sin que yo pudiera hacer nada al respecto, ni para colocarla en su lugar ni para pedir ayuda … ¡carajo, esperé lo peor! imaginé la mascarilla volando por los aires a la velocidad del sonido, y golpeando justo al doctor que estaba o cortándome o cosiéndome!!! Felizmente eso no pasó, mi baby nació perfecta, y yo salí de la operación con los mismo órganos que traía puestos al entrar (¡creo!), más un corte en forma de sonrisa down under y, unos moretones en la zona abdominal.

A la segunda cesárea entré más tranquila, con alguna experiencia respecto de lo que sucedería allá adentro … el problema fue después de la operación!!! Yo acababa de salir de una gripe y parece que el frío de la sala de operaciones me afectó ¡y me dio tos! Las que alguna vez han pasado por una cesárea saben lo que significa toser recién operada … una queda en posición de “Jorobado de Notre Dame”, la sola idea de pararse derecha o hacer algún movimiento duele … bueno, cada tos era un calambre de los pies a la cabeza, acompañados de una lágrima. ¡Pero eso no es lo peor!! of course not, las cosas nunca son tan simples … pedí que me dieran un remedio que me calme la tos, y el idiota del médico de guardia me recetó un expectorante!!!! O sea que alucina lo que fue esa noche, casi me muero!!!!!!!!!

La tercera operación me agarró de sorpresa! Yo estaba en la oficina y de pronto me empezó algo que creí era un cólico de gases … incómodo pero inofensivo (por lo menos para mi, el resto del planeta piña) … como no me pasaba, decidí irme a la casa ¡llegué con las justas! Casi no podía moverme! Empecé a sospechar que era más que un simple cólico de gases y llamé al médico … me pusieron un calmante y me llevaron de emergencia a la clínica. Aunque me pareció una medida exagerada, pensé que una buen revisión técnica no era una mala idea … análisis van, ecografías vienen … yo un poco preocupada por la hora porque tenía un baby shower a las 6 p.m…. en eso vienen a darme los resultados: “te tenemos que operar” … ¿GUATT? no way, yo no puedo quedarme, tengo compromisos adquiridos … help! No hubo forma de convencerlos, estaban decididos a extirpar mi apéndice … mis hijos lloraban, yo lloraba ¡parecía una película hindú! … lloré desconsoladamente hasta que llegué a la sala de operaciones y vi a todo el equipo listo para intervenirme … oops – pensé - esto va a suceder de todas maneras, o sea que mejor dejo las cosas claras con el doctor … respiré profundo, miré al doctor a los ojos y le dije: “doctor por favor, yo uso bikini o sea que hágame un corte discreto” … ¡PLOP!

Bso,

Schere

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Despues de ingresar tu comentario, elige
la opción "Anónimo" y a continuación has
click en "Publicar Comentario"